close
NoticiasSalud Social

Llueve sobre mojado: la llamada a una Nueva Guerra contras las drogas y la respuesta de Ecuador

drogas-encrucijada

La 73 edición de la reunión anual de la Asamblea General de las Naciones Unidas encontraba al Ecuador en una situación inusual. María Fernanda Espinosa, ex Canciller del Ecuador, y primera mujer latinoamericana en dirigir la Asamblea, daba las palabras de bienvenida en la sede de Nueva York, a los más de 190 países miembro participantes. Esa misma mañana, en tercer lugar, luego del Presidente de los Estados Unidos, el Presidente ecuatoriano Lenín Moreno recibía el podio para dirigirse a sus pares del mundo. Poco antes, Moreno, habría recibido en Ecuador una carta de felicitación de parte del Vicepresidente estadounidense Pence, en la que elogiaba sus esfuerzos por la lucha contra el narcotráfico y el crimen organizado, sentenciando al Ecuador como uno de sus mejores aliados en la Guerra contras las Drogas.

En Naciones Unidas parecería ser que el orden de los factores no altera mucho el producto, pero en la diplomacia internacional los simbolismos tienen mucho que decir. Donald Trump, en la intervención previa a Moreno, había declarado la intención de ´convocar´a países aliados, a movilizarse por otra reedición más de la lucha contra las drogas, esto a la par de mencionar que la tesis de la globalización estaba en franca decadencia y que lo que sostendría al mundo, y que invitaba al resto de sus similiares a sumarse, era el nacionalismo como mecanismo identitario de un nuevo orden internacional.

Sin muchas recetas, Trump habló de un documento de entendimiento, que no pasaría por los mecanismos tradicionales de la burocracia internacional de las Naciones Unidas. Aquellos países que aceptarían participar del encuentro, llegarían entonces con un documento ya finalizado y firmado (requisito para obtener una invitación), sin espacios para negociar, ni para procesar por mecanismos internos de debate, ni para modificar los contenidos de la declaratoria. No hay consenso, o están con nosotros o contra nosotros. La ‘diplomacia’ estadounidense en absoluta transparencia.

Cuatro pilares centrales concentran la ‘Llamada Global para la Acción’1 de Trump: control de la demanda y de la oferta, cooperación internacional y ampliación de tratamiento para salvar vidas y promover la recuperación. De los cuatro, el último punto escuetamente se hace paso entre los tradicionales objetivos de la fallida Guerra contra las Drogas. El documento de una página, no hace ni una sola mención a derechos humanos y su defensa (recordemos que Estados Unidos terminó su aporte y participación en el Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas en junio 2018), no habla sobre reducción de daños como alternativa para el abastecimiento de servicios de salud, no menciona los problemas de ejecuciones extrajudiciales en casos relacionados a drogas (mucho menos a la pena de muerte aplicada en muchos países) ni siquiera de los objetivos de desarrollo sustentable (pilares fundamentales del consenso internacional hacia el 2030). Claramente, se posiciona como una contra-vía al acuerdo global extendido como resultado de la UNGASS 2016 en ese mismo espacio.

Aproximadamente 130 países terminaron asistiendo a la reunión, y dicho sea de paso, adhiriendo a la Declaratoria. Entre los países que firman sorprende ver los nombres de Canadá y México, socios en medio de una difícil re-negociación del Acuerdo Comercial de Norteamérica –NAFTA- pero que en términos domésticos habían dado pasos concretos para contradecir los objetivos e indicadores que esta ‘nueva’ acción de los Estados Unidos plantea como efectiva en cuanto a la política internacional de drogas. Particularmente Canadá, que se encuentra en un momento clave de su política para regular el canabis medicinal, y que además en la pasada edición de la CND de este año, habría liderado una inciativa inédita en conjunto con Uruguay para defender los derechos humanos de las personas que usan drogas. Es un escándalo de tamañas proporciones en un país donde las muertes por sobredosis de opioides es de las más altas en el planeta y que ya exigió una inmediata respuesta del Gobierno, siendo la Ministra de Salud la encargada de dirigirse al Congreso. La respuesta oficial plantea que es mejor estar sentado en una mesa para discutir un mal documento que no estarlo, declaraciones que no bajan en absoluto la sospecha de que el gobierno liberal de Trudeau está cediendo a las presiones del gobierno del sur para no quedar por fuera del acuerdo comercial.

Aliados clave de los Estados Unidos se ausentaron de la reunión, como Alemania y los países nórdicos, donde Noruega fue particularmente claro en decir que su lectura sobre el fenómeno socio-económico de las drogas partía de distintas causalidades y aproximaciones para su solución. La misma respuesta obtuvo de países que han adpotado ya políticas claras para contestar la hegemonía de la Guerra, como Uruguay, Holanda y Portugal. En ese mismo momento, la Comisión Global sobre la Política de Drogas2 conformada por varios y varias ex presidentes y autoridades en el tema, presentaba su reporte para la regulación y el control responsable de las drogas, documento de 60 hojas que aborda las dificultades de la actual política internacional de drogas y los pasos a tomar para regular los distintos mercados y sustancias. Muestra de que existe un espacio claro para plataformas que planteen aproximaciones efectivas a viejos recursos caducos que no han traído mejoras para la población.

Era difícil para Moreno amanecer al día siguiente y tener algo de protagonismo en la prensa siguiendo el discurso del Presidente de los Estados Unidos en Nueva York. Pero algo que resulta muy importante mencionar y que poco ha dicho nuestra Cancilería al respecto es qué posición tomó el país sobre la invitación a la ‘Llamada Global para la Acción”. De acuerdo a fuentes no oficiales, Ecuador no habría participado de la reunión y consecuentemente tampoco adhiere al documento emitido por la administración de Trump.

Sería importante conocer efectivamente la posición oficial del Ecuador, siendo que fuentes de prensa internacional como el periódico inglés ´the independent´, sugieren que presiones pudieron haberse ejercido más directamente para comparecer en la reunión: La Misión de los EEUU puede haber invocado recuerdos de represalias pasadas, incluyendo amenazas de sanciones comerciales en países como Ecuador, si introdujera una resolución sobre lactancia materna contra el uso de fórmula, una industria de $ 70 mil millones en los EEUU.3

En una agenda geopolìtica donde prima el deseo de la hegemoníal global, y que aunque reniega de la globalización pero que depende del funcionamiento de algún orden internacional para sostener sus privilegios, el fenómeno socio-económico de las drogas está en un segundo plano. Una reunión de 18 minutos en los que habla una solo persona, no se requiere consenso y se firma algo no negociado, es tiempo suficiente para explicar a países del tamaño de Canadá, cuáles son las condiciones para jugar en el tablero de la actual política internacional.

Uno no puede dejar de preguntarse en qué condiciones se encuentra el Ecuador en este escenario. El Memorando de Entendimiento y el Acuerdo de Cooperación para fortalecer la lucha contra el crimen organizado internacional firmado con los Estados Unidos terminan siendo la única directriz para el horizonte de las drogas en el Ecuador. En desmedro de la autonomía para la gobernanza de una política de drogas soberana y sostenible, nos hemos comprometido a cumplir con los requisitos de la Guerra contra las Drogas que mide efectividad en número de presos y toneladas de incautaciones. Marchamos en propio terreno y sin frontera.

A fin de cuentas, en esta larga data de relaciones con el Norte Global siempre queda por preguntarse qué es lo que uno pierde en lugar de lo que le otorgan. En materia de drogas perdemos gobernanza y efectividad. Tal vez esto sería útil para que los ‘liderazgos cautivadores’ en el Ecuador se planteen sobre el país que quieren gobernar.

1 Traducido del inglés: Global Call to Action
2 En inglés Global Comission on Drug Policy
3 Traducción literal del inglés. Ref. https://www.independent.co.uk/news/world/americas/us-politics/trump-un-general-assembly-drug-policy-nikki-haley-opioid-crisis-china-mexico-a8552821.html

admin

Autor admin

Deje un comentario